CARGANDO

Follow me

Los libros y las tecnologías digitales
diciembre 4, 2002|Confluencias

Los libros y las tecnologías digitales

Los libros y las tecnologías digitales

Tenemos tres tipos de memoria. La primera es orgánica: es la memoria de carne y sangre que administra nuestro cerebro. La segunda es mineral, y la humanidad la conoció bajo dos formas: hace miles de años era la memoria encarnada en las tabletas de arcilla y los obeliscos –algo muy habitual en Egipto–, en los que se tallaban toda clase de escritos; sin embargo, este segundo tipo corresponde también a la memoria electrónica de las computadoras de hoy, que están hechas de silicio. Y hemos conocido otro tipo de memoria, la memoria vegetal, representada por los primeros papiros –también muy habituales en Egipto– y, después, por los libros, que se hacen con papel. Permítanme soslayar el hecho de que, en cierto momento, el pergamino de los primeros códices fuera de origen orgánico, y que el primer papel estuviera hecho de tela y no de celulosa. Para simplificar, permítanme designar al

sin comentarios
Paul Ricoeur: educación y narración
diciembre 4, 2002|Confluencias

Paul Ricoeur: educación y narración

Paul Ricoeur: educación y narración

La comprensión de si es narrativa de un extremo a otro. Comprenderse es apropiarse de la propia vida de uno. Ahora bien, comprender esta historia es hacer el re lato de ella, conducidos por los relatos, tanto históricos como ficticios, que hemos comprendido y amado. Así nos hacemos lectores de nuestra propia vida. PAUL RICOEUR Hemos comprobado que el sentido de una accion solo llega hasta nosotros después de que el agente ha dejado de actuar. Entonces podemos construir un relato sobre la acción. Por eso decía Hannah Arendt que la acción es creadora de historia. Pero esta «historia» se ha de entender como crónica, como relato o como narración. Podríamos decir incluso que, mientras actúa, el agente, no sabe propiamente lo que «hace». Por supuesto, es frecuente que los educadores- en el ámbito por ejemplo de la enseñanza formal -tengan previstas unas metas y unas finalidades, y en este

sin comentarios
Novela y rebeldía
diciembre 4, 2002|Confluencias

Novela y rebeldía

Novela y rebeldía

Es posible separar la literatura de consentimiento que coincide, en líneas generales, con los siglos antiguos y los siglos clásicos, y la literatura de disidencia que empieza con los tiempos modernos. Se observará entonces la escasez de novela en la primera. Cuando existe, salvo raras excepciones, no concierne a la historia, sino a la fantasía (Teágenes y Cariclea o La Astrea). Son cuentos, no novelas. Con la segunda, por el contrario, se desarrolla realmente el género novelesco que no ha cesado de enriquecerse y extenderse hasta nuestros días, al mismo tiempo que el movimiento crítico y revolucionario. La novela nace al mismo tiempo que el espíritu de rebeldía y traduce, en el plano estético, la misma ambición. «Historia ficticia, escrita en prosa», dice Littré de la novela. ¿No es más que esto? Un crítico católico (1) ha escrito no obstante: «El arte, sea cual sea su objetivo, siempre hace una

sin comentarios
Había una vez un cuento
diciembre 4, 2002|Confluencias

Había una vez un cuento

Había una vez un cuento

Había una vez un género literario al que todos creían feo y aburrido: los cuentos son cosa de niños, los grandes escritores deben escribir novelas para demostrar su valía. Tras siglos de desprecio había sido arrinconado en estantes polvorientos con etiquetas de literatura menor. Pero un día un grupo de autores se dio cuenta de que aquel género no era peor que los demás, sino diferente, que se podían contar con él cosas bien interesantes y que para conocerlo y admirarlo sólo era preciso contemplarlo sin comparaciones ni prejuicios. Entre todos (E. A. Poe, Chejov, Julio Cortázar, JL. Borges, I. Calvino, R. Carver y muchos más) lograron que aquel género volviese a ser considerado por los lectores, y ahora luce hermoso y resplandeciente en los expositores de las librerías. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado ¿o no se ha acabado?. Es verdad que hoy día existen en nuestro

sin comentarios
El libro en el siglo XXI
diciembre 4, 2002|Confluencias

El libro en el siglo XXI

El libro en el siglo XXI

Antecedentes Para el libro, el siglo XXI no comienza el 1 de enero del 2001, sinomás o menos a principios de los años cincuenta del siglo XX. En 1956 tiene su inicio lo que hemos dado en llamar inteligencia artificial, un sistema informático que permite manejar la información de forma parecida a como se haría usando las diferentes partes de la inteligencia humana. La inteligencia humana se simula por medio de una máquina (robot). Por lo que atañe a la bibliología, se aplica mediante el reconocimiento de formas (pattern recognition), como, por ejemplo, los caracteres (impresos o manuscritos) y la palabra; la programación automática, que consiste en la obtención automática de un programa a partir de sus especificaciones; la comprensión de lenguajes naturales, desde los primeros intentos de traducción automática hasta los estudios de lenguajes de acceso a bases de datos o los lenguajes de interacción con el hombre. En

sin comentarios
¿Hay que expulsar a los poetas de la república?
diciembre 4, 2002|Confluencias

¿Hay que expulsar a los poetas de la república?

¿Hay que expulsar a los poetas de la república?

Se cuenta que Platón, al hacerse discípulo de Sócrates, quemó una tragedia que había acabado de escribir. El motivo que le llevó a ello no fue ciertamente que estuviera insatisfecho por el valor poético de la obra, con la que había pensado concurrir, como refiere Diógenes Laercio, a uno de los certámenes literarios más importante de Atenas. De Platón a Kafka – que encargó a su amigo Max Brod que destruyera a su muerte sus obras inéditas, entre las que figuraban obras maestras como- El proceso y El castillo -, el gesto del gran escritor que destina sus libros a la hoguera no se deriva nunca de una valoración literaria, sino de razones más profundas. Platón destruye su tragedia – y el resto de las que se supone que había escrito – al convertirse en discípulo de Sócrates y consagrarse a la filosofía, a la búsqueda de la verdad, que

sin comentarios
Discreta aproximación al relato breve fantástico
diciembre 4, 2002|Confluencias

Discreta aproximación al relato breve fantástico

Discreta aproximación al relato breve fantástico

La búsqueda de lo insólito, de lo extraordinario, de lo misterioso, de lo irracional, de lo portentoso, de lo que los griegos llamaban “tháumata” y los romanos “mirabilia”, de lo que Freud llamó “Unheimlich”, va unida desde la antigüedad a la creación literaria; siendo, de hecho, la matriz misma de la literatura, su molde primigenio. Borges incluso repetía que toda literatura es, por definición, fantástica. Las ficciones fantásticas pueblan la Biblia, las colecciones indias de apólogos, los poemas homéricos y Las mil y una noches. Elementos fantásticos se encuentran en la mitología grecolatina, en la novela desde sus orígenes clásicos –Heliodoro, Apuleyo- hasta la narrativa hagiográfica, en Dante, en las fábulas, en los libros de caballería, en las misceláneas renacentistas o en el género gótico. Tanto en este magma literario del pasado como en el del presente, hay textos y autores que, sin ser propiamente fantásticos, nos parecen fantásticos o

sin comentarios
El mapa de las metaforas
diciembre 4, 2002|Confluencias

El mapa de las metaforas

El mapa de las metaforas

El mundo de las fábulas es un mundo matinal. Casi en cada página, el Pentamerone está iluminado por un alba o por una aurora. Diríase que, para Basile, el tránsito de la noche al día (y a la inversa) forma parte de la puntuación, obedece a una necesidad sintáctica y rítmica, sirve para indicar una pausa y una reanudación, un punto y aparte. Pero mientras que los signos de puntuación son forzosamente iguales siempre, las albas de Basile se manifiestan con una metáfora distinta cada vez; si procediésemos a enumerarlas todas, reuniríamos una colección sumamente rica. Croce empezó su ejemplificación del arte perifrástico de Basile con cuatro «albas escogidas». No nos queda más que continuar con el catálogo. (Es imposible decir nada sobre este libro sin partir de Benedetto Croce, sin seguir las huellas de sus pasos, que lo han explorado en todas las direcciones, y no sólo por los

sin comentarios
En el bosque
diciembre 4, 2002|Confluencias

En el bosque

En el bosque

Desearía aprovechar esta ocasión tan extraordinaria para hacer un elogio, y acaso también una defensa, de la fantasía y la imaginación en la literatura, que son para mí algo tan vital como el comer y el dormir, y que opongo a la aridez de la actitud que tan a menudo nos rodea, que se niega a ver la dimensión espiritual de lo material. Así, es mi intención invitaros, a ensayar una incursión en el mundo que ha sido mi gran obsesión literaria, el mundo que me ha fascinado desde lo más temprano de la infancia, que desde niña me ha mantenido atrapada en sus redes: el «bosque» que es para mí el mundo de la imaginación, de la fantasía, del ensueño, pero también de la propia literatura y, a fin de cuentas, de la palabra. Y desearía hacerlo bajo la invocación de «Alicia en el país de las maravillas», con

sin comentarios
De arte y artistas
diciembre 4, 2002|Confluencias

De arte y artistas

De arte y artistas

El arte, tanto para el que lo hace como para el que lo contempla no es sino una forma de aprehenderse un poco. El arte no es más que un amor solitario, un beso quieto. Yo entiendo a los personajes como psicologías, como anhelos. ¿De dónde provienen sus actos? La literatura es introspección; el escritor, un actor. Tantas intrigas, tantas historias para olvidarnos un poco más… Tantas intrigas, tantas preocupaciones por un precio y una publicación… ¡Escribe! ¡Deprisa! ¡Que el mundo se acaba! En realidad, nuestra opinión no importa. Quizás venga un tiempo en que personajes y literatura ya no signifiquen nada, símbolos o esculturas aisladas de la vida humana. No tendrán sentido las concepciones ni las novelas; solamente la vida, plena o menos plena. Nos agarramos al aburrimiento, a la densidad, a la risa, para justificar el silencio- Es un miedo como otro cualquiera. Miedo a la crítica a

sin comentarios
10 / 275
1 2 3 4
Mensaje del Autor
Seguidores
Follow Relato Corto on WordPress.com