Follow me

Literatura
diciembre 4, 2002|Confluencias

Literatura

Literatura

La palabra literatura es una de esas voces vagas que se encuentran con frecuencia en todas las lenguas, como lo es la palabra filosofía, con la que se designa ya las inquisiciones del metafísico, ya las demostraciones del geómetra, ya la sabiduría del hombre desengañado del mundo: como la palabra espíritu que se prodiga indiferentemente y que necesita una explicación que limite su sentido; como todos los términos generales, cuya expresión exacta no determinan en ninguna lengua los objetos a los que se aplican. La literatura es precisamente lo que era la gramática entre los griegos y los romanos: como las letras del alfabeto son el fundamento de todos los conocimientos, esas dos naciones, transcurriendo el tiempo, llamaron gramáticos, no sólo a los que enseñaron sus idiomas, sino a los que se dedicaban al estudio de la filología, de la poesía, de la oratoria y de los hechos históricos. Por

sin comentarios
Variaciones sobre el cuento
diciembre 4, 2002|Confluencias

Variaciones sobre el cuento

Variaciones sobre el cuento

I. Dodecálogo de un cuentista Inevitablemente, algún día, un catedrático hará girar las páginas de este libro en busca de una clavija para colgar su sombrero… Al principio se sentirá desanimado ante el descubrimiento de que ha violado su regla fundamental que dice: “Nunca se ha de finalizar una frase con una preposición” . A pesar de todo, tendrá la esperanza de descubrir el secreto de escribir cuentos… Cuando haya dado fin a su investigación seguramente escribirá un libro titulado Once recetas distintas para redactar un cuento corto. Erskine Caldwell Empecemos por el final, como decía Poe que se escriben los cuentos. Antes que cualquier otra consideración, me gustaría formular un dodecálogo personal. Es verdad que los principios teóricos suelen partir más del resultado de la escritura que de su origen. Pero también creo que las poéticas no son una cuestión de magia, sino reflexión (o tal vez de magia

sin comentarios
De lectores y lecturas
diciembre 4, 2002|Confluencias

De lectores y lecturas

De lectores y lecturas

La aficción a leer se genera por lo común a través de una serie de espontáneos estímulos educativos. Parece una afirmación demasiado simple, pero no lo es del todo. Un día, de repente, uno se siente tentado a establecer cierta complicidad con un libro, descubre en él una desconocida parcela de la realidad, pacta con su autor una alianza secreta. ¿Por qué ocurre así? El mencionado hecho de que ciertas pautas educativas favorecen la convivencia con un libro, puede ser obviamente una explicación, pero hay otras más complejas. Si la afición a leer se origina a través del gusto por conocer nuevos horizontes, parece evidente que ese gusto está condicionado por el clima familiar o social que rodea al incipiente lector. Pero el papel que juega en todo eso la propia sensibilidad, el instinto de saber, es decisivo. El libro se convierte entonces en un vehículo de aprendizaje de la

sin comentarios
Ideas que subyacen al enfoque narrativo
diciembre 4, 2002|Confluencias

Ideas que subyacen al enfoque narrativo

Ideas que subyacen al enfoque narrativo

DONALD: ¿Podrías por favor explicar para los lectores a qué te refieres con el concepto de «la vida como relato o narrativa» que está en la base de tu trabajo? MICHAEL: Es afirmar que los seres humanos son seres interpretantes: que interpretamos activamente nuestras experiencias a medida que vamos viviendo nuestras vidas. Es afirmar que no nos es posible interpretar nuestra experiencia si no tenemos acceso a algún marco de inteligibilidad que brinde un contexto para nuestra experiencia y posibilite la atribución de significados. Es afirmar que los relatos constituyen este marco de inteligibilidad. Es afirmar que los significados derivados en este proceso de interpretación no son neutrales en cuanto a sus efectos en nuestras vidas, sino que tienen efectos reales en lo que hacemos, en los pasos que damos en la vida. Es afirmar que es el relato o historia propia lo que determina qué aspectos de nuestra experiencia

sin comentarios
La voz y el estilo
diciembre 4, 2002|Confluencias

La voz y el estilo

La voz y el estilo

Si recordamos nuestros primeros encuentros con la ficción, lo que aparece ante nosotros no es la página silenciosa de un libro, sino el sonido de una voz. Las primeras historias que el niño empieza a descifrar son las nanas que le canta su madre y luego las narraciones y las conversaciones de los mayores, a las que él, que sólo domina parcialmente las pala-bras e ignora todo sentido que no sea literal, otorga siempre un carácter entre fantástico y ambiguo. Faulkner hablaba con gratitud de las criadas negras de su casa, que fueron para él las primeras portadoras de historias. García Lorca atribuía siempre el origen de su vocación poética a las coplas y cuentos popula-res que oía de labios de las mujeres de la Vega de Granada. Imaginamos a Proust escuchando en la ca-ma las voces de su madre o de su abuela que le leen a la luz

sin comentarios
Del amor a la lectura y sus provechos
diciembre 4, 2002|Confluencias

Del amor a la lectura y sus provechos

Del amor a la lectura y sus provechos

Desde que nuestros lejanos antepasados comenzaron a transformarse en hombres desarrollaron una notable capacidad de comunicacíon, que desembocó en el lenguaje articulado, y posiblemente desde que comenzaron a hablar empezaron a contarse historias, a realizar narraciones en las que se describen hechos que les han acontecido a ellos mismos o les han sucedido a otros. Algunas de esas historias, especialmente atractivas, se fueron difundiendo y conservando por medio de la tradición oral. Pero cuando los humanos inventaron la escritura empezaron a recogerlas en textos escritos, algunos de los cuales han llegado hasta nosotros, lo que nos permite seguir disfrutando de ellos cuando leemos lo que algunos crearon, en muchos casos hace miles de años. La escritura ha servido para conservar las adquisiciones culturales de la humanidad sin necesidad de que exista contacto directo entre el narrador y el oyente. Pero permite conservar no sólo las narraciones sino otros tipos de

sin comentarios
El hombre del libro
diciembre 4, 2002|Confluencias

El hombre del libro

El hombre del libro

Cuando desde estas mismas columnas (1) os hablaba recientemente de la bibliofobia aldeana, fue la Dirección de esta Revista y no yo quien puso muy acertadamente a la cabeza de aquel escrito las palabras del capítulo VI de la primera parte del libro: *Cansose el cura de ver más libros, y así, a carga cerrada, quiso que todos los demás se quemasen. Y al leerlas recordé lo que en el mismo libro se nos dice de que a nuestro señor Don Quijote «del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio>. Pero, ¿fue esto verdad? ¿Le enloquecieron al caballero los libros de caballerias, o buscó en éstos un alimento a su locura íntima sin manifestación ni dirección hasta entonces? Creo que en éste, como en otros muchos casos, se tomó por causa un efecto. Si Alonso Quijano el Bueno

sin comentarios
Lo que enseñan los cuentos
diciembre 4, 2002|Confluencias

Lo que enseñan los cuentos

Lo que enseñan los cuentos

He oído a ciertas personas decir delante de criaturas de tierna edad que leer es cosa muy educativa: sin deseos de caer en extremismos, creo que deberían ser quemadas a fuego lento. No sé si leer es cosa muy educativa, lo único que sé es que la educación resulta de entrada el motivo menos seductor para dedicarse a la lectura. Cuando pienso en una lectura educativa, me imagino uno de esos diálogos beckettianos recomendados por los oligofrénicos profesionales para aprender idiomas: “¿Es su padre torero o posee una casa en las afueras? Mi vecino me ama y tiene una bufanda, etc.?” Aunque mi ineptitud para aprender idiomas no me recomienda precisamente como ejemplo, puedo asegurar que he aprendido a leer en inglés gracias a Lord of the rings, dos diccionarios y un maravillosamente largo mes de agosto. La mínima sospecha de que estaba contribuyendo a mi perpetuamente deficiente educación me

sin comentarios
El tempo de los jardines
diciembre 4, 2002|Confluencias

El tempo de los jardines

El tempo de los jardines

Un caballero con vocación británica Conocí a Marcial cuando estudiábamos el último curso de la carrera de Arquitectura en la Universidad de Barcelona, hace de ello más de treinta años. Venía de Santiago de Chile y a pesar de tener la misma edad que los otros alumnos ya se había graduado con extraordinaria brillantez en su país, había convalidado su título en España y acabó por hacer de profesor nuestro. Además había tenido tiempo para casarse con una chilena de familia bien como la suya, altiva y distante pero bellísima, que nos traía bastante locos, con la que había comenzado a tener hijos. Todo esto cuando nosotros todavia nos considerábamos adolescentes, sin prisas, con tiempo sobrado para tomar las decisiones trascendentes que iban a determinar de forma irrevocable de nuestras vidas. Quizá sea una falsa impresión, pero me parece que, en general, nuestros hermanos de allende el Atlántico están menos

sin comentarios
Prólogo a la gramática de la lengua castellana
diciembre 4, 2002|Confluencias

Prólogo a la gramática de la lengua castellana

Prólogo a la gramática de la lengua castellana

A LA MUI ALTA Y ASSÍ ESCLARECIDA PRINCESA DOÑA ISABEL, LA TERCERA DESTE NOMBRE, REINA I SEÑORA NATURAL DE ESPAÑA Y LAS ISLAS DE NUESTRO MAR. COMIENÇA LA GRAMATICA QUE NUEVA MENTE HIZO EL MAESTRO ANTONIO DE LEBRIXA SOBRE LA LENGUA CASTELLANA. Y PONE PRIMERO EL PRÓLOGO. LEE LO EN BUEN ORA. Cuando bien comigo pienso, mui esclarecida Reina, i pongo delante los ojos el antigüedad de todas las cosas, que para nuestra recordación y memoria quedaron escriptas, una cosa hállo y: sáco por conclusión mui cierta: que siempre la lengua fue compañera del imperio; y de tal manera lo siguió, que junta mente començaron, crecieron y florecieron, y después junta fue la caida de entrambos. I dexadas agora las cosas mui antiguas de que a penas tenemos una imagen y sombra de la. verdad, cuales son las de los assirios, indos, sicionios y egipcios, en los cuales se podría

sin comentarios
10 / 275
Confluencias

En este apartado se incluyen artículos y colaboraciones, por exigencia del guión cortos, que hablan de estos aspectos de la narración. Creemos que es importante recuperar esta vieja alegría que nos deparan los buenos relatos y reflexionar sobre qué significa el propio hecho de narrar, actividad que está inserta, creemos, en lo más intrínseco y auténtico de la condición humana. La voz de diversos pensadores y escritores como Fernando Savater, Félix de Azua, Sanchez Fersolio, Muñoz Molina, etc…estará aquí presente para recordarnos la necesidad de seguir escribiendo, contando, leyendo y escuchando relatos.