Follow me

Acechando al Cazador
noviembre 13, 2014|Blog

Acechando al Cazador

Movimientos dóciles lo acercan a su presa, la misma que aparenta ingenuidad al mantener firmes pasos en camino a un incierto destino. Escondido entre sombras acecha, y va perdiendo el control. Repentinamente, envuelto en sensaciones incontrolables decide saltar, dejándose llevar, y empieza a volar sobre su abismo. A la distancia, aquella indivisible presa va tomando forma, y resplandor. Sentidos olvidados despiertan por el hechizo del esplendor de su presa.

Guiado por instintos continúa su acecho, los cuales lo van cubriendo de sombras desconocidas. Tinieblas nublan su trayecto cuando brotan de la oscuridad aquellos acechadores ojos verdes incandescentes. Como un cazador herido, él predice el riesgo al notar la grandeza de aquella presa perdida a la distancia. Manteniéndose suspendido por hilos imaginarios vuela en dirección a un destino irremediable.

Seductoras melodías envuelven su caída a través emociones encontradas en el abismo de su oscuridad. Lejos de ser quien nunca fue se encuentra sin dirección, disfrutando un desplomó sin objetivo. Se permite revivir dolores incurables al perderse en aquellas verdes melodías llenas de fuego. Siente morir a través de un camino conocido del cual intentó escapar con fervor.

Perdido en el transcurso de su caída sin noción de hechos; busca futuros improbables y dolores inexistentes, trata de encontrar razones y así dejar de caer. Olvida disfrutar cada instante convirtiéndose en eso de lo cual huye. Pero, tropieza en su vuelo perdiendo curso, sufre al ver destruido el fruto de su esfuerzo.

Aquellos ojos tristes ven a lo alto; como sin rumbo cae a la distancia. Sabiendo que cada instante todo se pierden entre tinieblas; ahora tristes ojos con sus llamas encendidas lo miran despreocupados mientras se pierde en su caída. Gotas derraman lentamente por verte huir, huir de todo aquello que logró sanar tus heridas. Estos ojos de fuego lloran por ti, lloran por verte triste, atrapado en miedos; mientras te ven cayendo saben que esta es la única salida de tus tinieblas.

Luchas por control mientras flotas entre nubes de sentimientos; luchas por no dejar que aquellos ojos verdes se conviertan en tu calvario; luchas sin saber que vives en lo temido y sólo puedes huir al dejar de luchar. Tu falta de sensatez te pone en contra de todo lo que sientes y deseas; peleas por dejar de disfrutar aquella bella coincidencia mientras miras los ojos de tu cazador por quien anhelas acechar.

Aceptas perder control y empiezas a cometer los más descabellados actos de valentía; dejando que todo aquello que traías protegiendo estas inexistentes heridas caiga. Ahora desnudo y perceptivo realizas locuras nunca antes imaginadas para lograr aquel fin del cual huías con vehemencia.

Hojas de tu historia ahora en blanco mientras permites disfrutar aquella caída a tu destino.

un comentario
Compartir

Sebastián Iturralde

Literato, amante de la naturaleza y la vida.

un comentario

  • Juan Pablo
    agosto 4, 2019 at 9:21 am

    Sorry, no lo entendí. Igual no soy u a opinión válida, mi nivel de poesía es -10. Voy a seguir intentando con otros textos haber si me logro acoplar a tu manera de decir.

  • ¿Qué te tal te pareció?

    Mensaje del Autor
    Con el pasar del tiempo mi deseo de manejar un blog sigue incrementando, pero no soy capaz de controlar las ideas que llegan cuando les place.
    Sibilare

    Serie de relatos de una hechicera y su lucha contra la inquisición de la sagrada iglesia del siglo XXI.

    Encuentralo en Wattpad
    A %d blogueros les gusta esto: