Relato Corto Blog de Ficción

Gemas de Libertad

G

Permitiendo que la vida la guiara, Brooke flotaba por un pasillo de reluciente mármol blanco, acompañada por la serena sinfonía del agua que caía de una fuente cercana. Incierta de lo que le esperaba o si encontraría al ángel que la había convocado, Brooke deambulaba por los jardines, su etéreo velo arrastrándose tras ella, un faro de luz en medio del exuberante entorno. Como todos los seres celestiales que habitaban la ciudad, llevaba puesto un sencillo pero elegante vestido blanco.

El jardín parecía desierto, un hecho poco común en un reino rebosante de ángeles. Una sensación de inquietud se apoderó de Brooke mientras reflexionaba sobre la extraña soledad, aprehensiva ante el posible desenlace, hasta que su mirada se posó en Pauline recostada sobre una manta blanca impoluta extendida sobre el césped.

Pauline, un ángel ordinario vestido con el atuendo blanco de costumbre, provocó un sorprendido ensanchamiento de los ojos de Brooke. «¿Qué haces allí?»

«Anticipaba tu llegada», respondió Pauline con calma. «Por favor, siéntate junto a mí.»

Cruzando la baja cerca que demarcaba el perímetro del jardín, Brooke se acomodó junto a Pauline sobre la suave manta.

Pauline rebuscó en su bolso. «Contempla lo que poseo.»

Brooke se maravilló ante la resplandeciente gema anidada en la palma de Pauline. «¿Qué es esto?»

«Es una gema desenterrada de las profundidades del infierno», reveló Pauline sinceramente.

«¿Cómo puede ser eso?» preguntó Brooke, con asombro tiñendo sus palabras. «Viajar al infierno está más allá de una creencia.»

«Hemos encontrado un medio», afirmó Pauline.

«Esto podría llevarnos al exilio», se preocupó Brooke.

«No te preocupes», tranquilizó Pauline. «Es simplemente una piedra reluciente. Además, es tu deseo ayudar a la humanidad.»

«Sí, pero no debe haber otra forma.»

«Estamos en una batalla contra las fuerzas de la oscuridad», explicó Pauline. «La inacción equivale a ponerse de su lado.»

«Adentrarse en el infierno…» Brooke se quedó pensativa, luchando con las implicaciones.

«Hemos aprendido que los demonios explotan estas gemas para fortalecer la influencia de la tentación», elucidó Pauline. «Simplemente estamos nivelando el campo de juego para la humanidad.»

Pauline no tenía palabras para continuar.

«Pensé que no escatimarías esfuerzos para ayudarlos», comentó Pauline, eco de los sentimientos anteriores de Brooke.

«Sí, pero no imaginé esto», interrumpió Brooke.

«Es nuestra única arma contra las fuerzas infernales», contraatacó Pauline. «¿Deseas ayudar a la humanidad o no?»

«Sí…»

«Esta es tu oportunidad de hacerlo», insistió Pauline. «Acepta la gema.»

Brooke extendió la mano, recibiendo la gema de la mano de Pauline.

«Sígueme», llamó Pauline, «hay algo que debo mostrarte.»

Los dos ángeles se dirigieron hacia la imponente puerta de madera en el borde del jardín. Con un movimiento fluido, Pauline la abrió, revelando una vista que sorprendió a Brooke. El interior de la iglesia parecía distorsionado, diferente a cualquier cosa que ella recordara.

«¿Qué brujería es esta?» exclamó Brooke, soltando involuntariamente la gema de su mano.

Instantáneamente, el interior de la iglesia volvió a su forma familiar mientras Pauline recuperaba la gema caída. «Confía en mí.»

Al cruzar el umbral, entraron, y la iglesia ilusoria se materializó en realidad. Era el primer vistazo de Brooke al santuario rebelde clandestino. «¿Qué es este lugar?»

«Aquí es donde librarnos nuestra batalla por la humanidad», declaró Pauline.

«¿Estamos en el infierno?»

«No, el infierno es mucho más sombrío», aclaró Pauline. «Permanecemos dentro de la ciudad de los ángeles. Bienvenida a Elysium, el escondite rebelde encubierto. Desde aquí, enfrentamos a las fuerzas de la oscuridad.»

«Pero ¿cómo?»

«Simple, aprovechamos el poder de estas gemas», reveló Pauline, sacando otra gema de su bolso. Luego la colocó sobre su pecho, y quedó envuelta en una nube giratoria de humo.

Brooke retrocedió asombrada ante la transformación de Pauline. A medida que el humo se disipaba, la imagen angelical fue reemplazada por algo completamente diferente. Su atuendo blanco cayó al suelo, y la tez de Pauline experimentó una metamorfosis completa.

Brooke luchó por comprender la visión ante ella. El ángel que la había llevado a Elysium ahora parecía demoníaco. «Aléjate de mí.»

«Permanezco bajo control», aseguró Pauline. «Hemos dominado el uso de las gemas infernales.»

«Pero tu apariencia…»

Pauline retiró la gema de su pecho, y su forma volvió a su estado original. «Las transformaciones son fugaces, lo que nos permite aprovechar nuestras habilidades celestiales de manera más efectiva. Pruébalo tú también.»

«¿Qué!» exclamó Brooke. «¿Quieres que coloque esto en mi pecho?»

«Así es», afirmó Pauline. «Siempre puedes volver a tu forma angelical.»

Brooke vaciló, observando la gema carmesí palpitar en su palma. Puedo quitarla después, razonó. Con un gesto decidido, adhirió la gema a su pecho, sintiendo una oleada de energía recorrerla, un cúmulo de dolor y placer.

Un velo de humo la envolvió mientras su piel se endurecía, sus músculos se tensaban y su cuerpo se alargaba. Cuatro miembros adicionales brotaron de sus costados, cada uno bajo su comando. Notó cómo sus manos se endurecían en garras oscuras.

Al completar su transformación, Brooke miró hacia arriba, contemplando a Pauline, quien había reposicionado la gema en su pecho, ahora irradiando con una belleza recientemente descubierta. Brooke se maravilló ante la elegancia de la piel gris de Pauline, la majestuosidad de sus alas negras y el atractivo de la gema verde que adornaba su pecho.

Mirando hacia abajo, Brooke notó su propia gema brillando carmesí.

«Intenta acceder a tus poderes angelicales», animó Pauline.

Brooke deliberó. Intentaré orar para evaluar el resultado, resolvió. En lugar de ascender en un halo de luz blanca, presenció llamas carmesíes que se encendían entre sus manos. Instintivamente, redirigió el fuego, observando cómo chocaba contra una pared. «Increíble.»

«Te estás adaptando rápidamente», comentó Pauline. «Ven, pongamos a prueba tus habilidades.»

Explorando Elysium, Brooke admiró la belleza transformada que la rodeaba. Aunque recordaba una iglesia, las paredes de la cámara eran de obsidiana, adornadas con gemas vibrantes. Armas e implementos se alineaban en estantes ordenados, mientras que otros ángeles, cada uno transformado de manera única, se movían con propósito.

Observándolos, Brooke reflexionó sobre el alcance de sus nuevos poderes. ¿Qué habilidades poseen los demás ángeles transformados? se preguntó.

«Brooke, me gustaría presentarte a Dindel», anunció Pauline, deteniendo su progresión.

La piel escarlata de Dindel emanaba un suave resplandor azul sobre su mano extendida. «Es un honor», saludó con una reverencia respetuosa, desvaneciéndose la luz azul.

«Necesitamos acceso a uno de tus portales», intervino Pauline antes de que Brooke pudiera decir una palabra.

«Inmediatamente», respondió Dindel, conjurando una llama en sus manos antes de extinguirla.

Brooke observó la llama con aprensión.

«Ven», instó Pauline, «no temas.»

Mientras Pauline atravesaba la llama y desaparecía, Brooke se detuvo para evaluar la situación.

«Debes apresúrate, no puedo mantenerlo abierto por mucho tiempo», instó Dindel.

Cerrando los ojos, Brooke atravesó el portal. Al llegar, sintió un cambio drástico en la temperatura. El calor abrasador, típicamente insoportable para un ángel, extrañamente le resultaba vigorizante. Se dio cuenta de que Pauline empuñaba dos espadas de ébano, en combate con… una criatura más allá de la comprensión de Brooke.

El demonio se cernía amenazador, su forma sinuosa sobrepasaba a Pauline, pero la batalla parecía inclinarse injustamente a favor del ángel transformado.

«Debemos destruir todo lo que obstaculice nuestro camino», declaró Pauline, clavando su espada en el pecho de la criatura. «No te preocupes por ellos, son entidades inmortales.»

Brooke presenció la muerte del demonio en una violenta explosión.

«Nuestros poderes angelicales son el único medio para vencerlos», afirmó Pauline.

Observando la retirada de Pauline, Brooke reconoció que su única opción era seguir su ejemplo. Iluminados por antorchas, corrieron por la caverna rocosa hasta llegar a una vasta cámara llena de docenas de demonios.

Sorprendida, Brooke miró a Pauline, quien le ofreció un guiño tranquilizador antes de avanzar.

Debo emplear mis poderes angelicales, resolvió Brooke. Entrando en un estado de meditación, dirigió su enfoque hacia los demonios que se acercaban. Bolas de fuego carmesí surgieron entre las palmas de sus seis manos. Con precisión instintiva, golpeó a un demonio, sintiendo la explosión de fuego al impactar.

Continuando su ataque, Brooke lanzó bolas de fuego con cada golpe, incapacitando a los demonios a su paso. Aprovechando el poder de la oración, conjuró más bolas de fuego, sus habilidades angelicales se convirtieron sin problemas en destreza en combate. Se sintió natural derribar y erradicar a los enemigos demoníacos.

Pauline, también, empleaba sus poderes angelicales, y juntas despejaron rápidamente a demonios de todos los tamaños, avanzando más profundamente en la caverna.

«Trabajo excepcional», elogió Pauline mientras pasaba corriendo junto a Brooke. «Puedes utilizar descanso para defenderte.»

Brooke observó mientras continuaban devastando todo lo que obstruía su camino.

Eventualmente, después de una batalla que se prolongó más de lo que Brooke anticipaba, llegaron a una espaciosa cámara que albergaba un altar coronado por una luminosa gema púrpura.

Pauline indicó a Brooke que permaneciera quieta. «Quédate aquí.»

Observando a su alrededor, Brooke no vio a ningún demonio a la vista. «¿Es este nuestro objetivo?»

«Silencio», advirtió Pauline, avanzando hacia la gema.

Permaneciendo en su lugar, Brooke observó cómo Pauline se acercaba al altar, sus movimientos deliberados.

Pauline tomó la gema y giró… la cámara empezó a temblar. Una entidad colosal se materializó a su lado. Antes de que Pauline pudiera reaccionar, la gema fue arrebatada de su mano por la fuerza. «Esto me pertenece», afirmó el demonio.

Brooke presenció el brillo ominoso del demonio e instintivamente invocó descanso, envolviéndose en un aura carmesí protectora que la escudó de las llamas que estallaron del cuerpo del demonio.

Incapaz de protegerse a tiempo, Pauline chocó contra la pared de la caverna por la fuerza del golpe.

Reuniendo su determinación, Brooke lanzó una bola de fuego, pero fue en vano: el demonio permaneció ileso. Mientras se preparaba para otro ataque, recibió una declaración escalofriante del demonio. «Tus poderes son inútiles contra mí», se burló, señalando a Brooke.

Con una oleada de poder, el demonio le arrebató las gemas del pecho a ambos ángeles. Brooke retrocedió mientras el calor abrasador del infierno quemaba su piel expuesta, la agonía la llevó al suelo. Cuando la oscuridad amenazaba con envolverla, sintió que su forma empezaba a disiparse…

«Despierta», una voz llegó a Brooke desde lejos. Gradualmente, ella logró abrir los ojos. «No te preocupes, te recuperarás.»

Rodeada de ángeles transformados, Brooke observó cómo uno de ellos le colocaba una gema verde en el pecho, aliviando gradualmente su dolor.

About the author

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

By Sebastián Iturralde
Relato Corto Blog de Ficción

Acerca del autor

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.