Relatos Cortos

El golpe

Escrito por Angeles Ramos

Madrid 10:15 a.m

La mañana se encontraba despejada, un resplandeciente rayo de luz iluminaba todo el salón, la radio como siempre encendida por la mañana diciendo las noticias de primera hora, ya que el comprar el periódico le resultaba un poco aburrido. Demasiada gente en las papelerías esperando agotar hasta el último periódico, pero por otro lado las quinielas llenas de ilusiones que finalmente se convertían en desilusiones demasiado rápido.

¡¡Pobres infelices!! no deberían de tener tanta rapidez en gastar su dinero en una inversión al azar, jubilados esperando ampliar su sueldo de jubilación con caprichos innecesarios, viviendo felices y disfrutando de una calidad de vida que finalmente pasaría como herencia a sus hijos, aunque es demasiado triste escuchar eso, pero la mayoría sólo gastan una parte y el resto se lo dan a sus hijos, cuyos hijos malviven con ellos infelizmente con sus parejas, sus hijos, el perro, el gato, el loro…y al final se encartan en 8 o 9 en la casa con un sueldo mísero e insignificante, pero con un poco de suerte le sabrá bien saber que según la radio esta mañana le suben un 1% de pensión, pero durará poco porque en realidad le desquitan un 2% de esa misma pensión.

España, España, España adorada España que en los años setenta se envidiaba tu riqueza y ahora tan solo viven ricamente 70 familias, el resto envejece mal y con más desahucios, ya que se han desahuciado ya a 15 familias en tan solo 2 meses ¡¡increíble!! ¿verdad?.

Se va a dar una pensión compensatoria de tan solo 420 euros a familias con pocos recursos que hayan trabajado al menos un miembro de la familia 15 años cotizados siendo familia numerosa e hijos menores, ex-yonki cuya paga te dura toda la vida por ser simplemente así o bien divorciada, madre soltera o pertenecer a la etnia gitana que se encuentran tan marginados que nadie les ayuda por eso reciben educación, muchísimas ayudas y salen beneficiados por todos los lados o quien sabe, lo mismo le da porque te encuentres en el semáforo de abajo de casa de la esquina seas negro y compres los pañuelos de Colhogar en la perfumería para luego venderlos por 1 simple euro porque hoy en día te dicen los medios: ¿Qué es 1 euro? No es nada, no seas rácano, pero a la vez suben los precios del mercado hasta que un simple aceite te cuesta 3 euros, mientras tanto te aprietan el cuello con la corbata para asfixiarme con los impuestos.

Bruselas mete caña al gobierno diciendo que o sale de la crisis o fuera de Europa y el presidente del Gobierno: Manuel Marenas dice que sólo queda pasar la parte difícil y le pone el culo a Bruselas porque teme que le enmarañen la señora alemana Agneta Burkel que lleva todo el cotarro de Europa.

Finalmente le pondrá un parte a España y por castigo, le subirá aun más la tasa a pagar, y por supuesto sin olvidar a la ministra de empleo, Mara Bonete, y su intachable punto de querer arreglar el país con sus 4.500.000 de parados y a medida que pasan los días aumenta el número con la genial gestión aplicada por la ministra de empleo.

Las noticias de la mañana no eran precisamente geniales. Nada más ver en el estado en el que se encontraba su propio país no tendría más remedio que marcharse a otro país, a otro lugar donde el trabajo no faltara. Era duro decir esto, pero no tenía más remedio. Ya había echo todo lo que había podido, todo y cuanto pudo. Ni tan siquiera tenía ganas de tomar las tostadas y el café, se le habían quitado las ganas con las noticias, pero muchos decían:

-¡¡Qué guay!! ¡¡vivir en Madrid!! Debe de ser increíble.

Pero la realidad era a la vez tan triste que resultaba imposible soportar o ver todos los días que el comedor público no se llenaba solo con los mendigos, sino que ahora hasta se peleaban por tan sólo un plato de comida, y el rey de España mientras disfrutando su gran lujo de viajes, de sus barcos… y eso según él era preocuparse por su pueblo.

-¡¡Parásito real!! Ojalá te mueras de una muerte súbita

Apagó la radio y de repente sonó el teléfono.

-¿Sí?, ¿dígame? ¿quién es?

Unos cortes con la conexión impedían que no oyera absolutamente nada, tan solo varios cortes y bastante largos.

Al mirar en la nevera se dio cuenta que si una rata se hubiera pasado por su casa y abierto la misma habría tenido que marcharse porque medio tomate no le habría sentado demasiado bien para hacer la digestión.

Los días en la playa en casa de sus padres le habían sentado tremendamente bien, pero sin arreglar su genial situación económica que por desempleo se le acababa la ayuda, y esto era una brillante idea del presidente anterior que el nuevo presidente lo ha arreglado poniéndole fecha límite ¡¡Qué grandiosa idea!! una magnífica idea, y todo por la maravillosa gestión de nuestro queridos y maravillosos políticos que cada día se preocupan aún más por nuestro pueblo y no sólo eso, también se muestran con trajes de corbata que una persona obrera que cobra 420 euros no puede comprarse, luego piden paciencia al pueblo mientras ellos aprietan cada vez más y eso nota.

Ahora tendría que vivir de la renta de sus padres, aunque menos mal que vive con su tío en Madrid y que no tendrá ningún inconveniente en alimentar a su sobrino mayor, el hijo de su hermana favorita. Su tío gana un sueldecito decente con las pagas extras eliminadas o mejor dicho, inexistentes porque ni las ves: un aumento de su jornada laboral, disminución del sueldo, aunque espera que no se quede en 800 euros porque sino solo podrán comer tortilla toda la semana.

Y la verdad, es que apetece quiera o no saber lo bien que se vive cada día en este maravilloso país que cada día se huele aún más a… LIBERTAD. Una vez que dices una palabra en calidad de paz vienen unos amigos geniales vestidos de policías con porras esperando a machacarte y reventarte la cabeza, y eso es señal de proteger a la sociedad española con lo que está viviendo. El resultado es que cada día existen más ánimos y ganas de vivir en este mismo país.

Vuelve a sonar el maldito teléfono y con un poco de rabia:

-Oh, mierda. ¡¡Otra vez el maldito teléfono!!

Desde el cuarto que yacía vistiéndose, tuvo que dejar de ponerse la camiseta para traspasar todo el pasillo hasta el salón para coger el teléfono que se encontraba en una mesita al lado del sofá.

-¿Quién es?

Unos nuevos cortes largos volvieron aparecer al principio, y con la intención de colgar se escucha una voz a través el teléfono.

-¿Simón?¿eres tú? ¡¡Simón!! ¡¡no cuelgues!! ¡¡Soy yo!!

Contestó un poco sorprendido porque hacía tiempo que no sabía absolutamente nada de su amigo que se encontraba en no se donde, en no se qué sitio perdido en el amazonas.

-¿Carlos? ¿eres tú? ¿Carlos?

-Eihhhhh!!!Colegui ¿Qué tal?

-¿Dónde estás? Hace tiempo que no sé de ti. Desapareciste una mañana de julio sin decir adiós.

Suspira Carlos:

-Oye colegui. Te aviso porque por fin vuelvo a Madrid, además tengo algo que contarte. Estaré en unos días en Madrid y pasaré a buscarte.

-Aaaahhh no, no, no, no y no!! que cada vez que vienes a buscarme siempre comes de gorra en mi casa y hasta duermes.

-¡¡Sólo será unos días!! venga hombre, no seas cínico. Sí lo que te voy a contar te va a gustar.

Finalmente con decisión cuelga, cierra los ojos.

-Maldito hijo de puta, cabrón

Se ríe, abre los ojos, se pone la mano en la cabeza y continúa.

-¿Qué será lo que tienes que decirme ahora Carlitos? El gran problema de mi vida.

En efecto el gran problema de su vida. Carlos, su mejor amigo, así es como lo apellidaban en su familia nunca fue un alumno de sobresaliente, pero dentro de lo que cabe era más o menos un alumno buenecillo, conformista, pasota y un poco flojo, pero finalmente acababa aprobando con su ansiado cinco o seis algunas veces. Él decía siempre que algún día se superaría a sí mismo, pero no sé sabía nunca cual era ese día porque al final siempre se le acababa cogiendo cariño y… bueno, era algo trascendental al fin y al cabo.

Carlos estaba estudiando en la universidad, ciencias económicas, una carrera demasiado difícil para una persona tan floja. Todo el mundo creía que nunca aprobaría, que no duraría ni dos días, pero de repente un día tal cual como entró aprobaba sin problemas. Las matemáticas para él eran lo mejor de lo mejor, ni tan siquiera estudiaba porque nada más que con las clases aprobaba sin problemas. De vez en cuando siempre te pedía los apuntes, tantos años siendo amigos, pero Simón ya dejó de tenerlo en su misma clase cuando entró en la universidad.

Simón escogió derecho, aunque ser abogado no era precisamente una carrera que le gustara, pero había coincidido hace tiempo con un amigo de su padre que poseía un bufete de abogados, pero resultó que quebró y cerró el bufete. Ahora no iba abandonar la carrera, ya que se encuentra tercero de carrera.

Así que cuando acabe la carrera acabará como los miles de estudiantes que acaban sus carreras que se encuentran sobre-preparados y acabará en la calle firmando cada tres meses el carnet de paro que para lo único que sirve es para llevar la cantidad de parados que hay, y para que no se te pase la fecha para firmarlo que ya en una costumbre.

Había pensado en coger una de esas becas que pilla su amigo Carlos y marcharse un tiempecito fuera de su país y ver un poco de mundo. Quizás eso sea lo que necesite, quitarse la pesadez, la amargura para poder ver otra cosa y conocer otras culturas.

El ir a comprar todos los días le resultaba tan aburrido que ansiaba que empezara ya la universidad, y cuando empezaba la universidad deseaba que acabara para que empezarán las vacaciones. Aquellas amadas vacaciones que ni tan siquiera en las vacaciones había algo que te motivara, ni tan siquiera un simple trabajo porque los únicos que trabajaban eran los hosteleros que ansían con crujir al turista a más no poder, y aún así hasta al residente le clavaban un puñal de lo caro que le costaban las cosas.

Por la Gran Vía en un cartel se encontraba una huelga convocada, unas de tantas, por las protestas de los recortes de sanidad alarmantes a consecuencia del recorte de los funcionarios y la oposición como siempre se peleaba por coger cuanta más confianza del pueblo para los votos en las próximas elecciones.

Increíble pero era cierto que todavía no había conocido aquel que fuere político honrado como Marat que fue retratado por David, y que al final le costó la muerte por cambiarse la camisa al lado de Napoleón.

A medida que pasaban las horas parecía que el sol quemaba y aún así, en pleno septiembre faltaban unas semanas para empezar la universidad y todavía sin entregar la matrícula, pero con tanta tecnología punta tenía que ir a la universidad al fin y al cabo para entregar el resguardo de la matrícula. ¡¡Hijos de puta!!! Intentan hacerte la vida más fácil como por ejemplo reducir el gasto de papel y lo que no gastas en dar solicitudes, lo gastas en fotocopias. Se complican la vida intentando hacértela más difícil.¿Y si te equivocas en elegir grupo? Supuestamente tienes que ir al aula de informática, cosa que allí te lo solucionan todo, ¡¡¡Y un cuerno!! sueldos tontos que se están dado para gente que no hace absolutamente nada, gente que no tienen ni idea ni como funciona la página web de la universidad. Y Sinceramente, es por uno de estos motivos en los que estamos en donde estamos.

A la vuelta de la esquina se encuentra el super, el super de siempre, de toda la vida que cada día parecía que estaba más muerto que nunca, pero solo nos mantenemos los clientes fieles que no se venden tan fácilmente a tan atractivas ofertas que cuando los pruebas saben a mierda: productos industriales, comida pre-cocinada… Somos instrumentos de esa comida asquerosa hecha a base de estabilizantes, conservantes, y que supuestamente te sale más barato que hacerla casera, pero no se dan cuenta de que no nos están haciendo la vida más fácil sino nos están haciendo la vida más imbécil.

Cualquier día dejarán de vender productos naturales, cocinas, fogones… para vender simplemente microondas para que puedas hacer tu vida más inútil aún. ¿Donde quedó aquel salteado de verduras, el pisto que hacía tu madre, el cocido, los potajes, los fritos naturales…?

Lo hemos cambiado todo para hacer comida rápida que nos hace más propenso a las enfermedades como la obesidad, los infartos…. ¡¡¡Qué asco de vida!! ¡¡Qué asco de comida!!

Y cada vez más recortes de sanidad, así que si te pones enfermo necesitas esperar más tiempo. Siempre fue difícil entrar en el hospital como empleado y ahora, es difícil entrar hasta para un enfermo porque para una operación tienes que esperar casi más de medio año por las listas de esperas tan grandes y cuando por fin entras en quirófano todo parece tan rápido que en menos que canta un gallo sin curarte del todo te mandan a casita para que te las apañes, y si es necesario viene una enfermera pero como hay tanto recortes hasta tienen que establecerte un día para ir allí. ¡¡¡Asquerosa sanidad!!!, después de tantos años cotizados te lo agradecen recetandote medicamentos genéricos. Si te mueres no eres importante, pero si estás en pleno quirófano y llega urgente un miembro de la casa real te dejan solo a media operación para curarlo a él, y tu mientras con las vísceras en la mano derecha y en la izquierda el riñón. Esto debería de ser casi una pamplina, pero la realidad de la vida es esa e incluso algunos médicos se enfadan por que vas a su consulta por tonterías, pero si viene un miembro especial perteneciente a la familia de los gorrones les tratan como si fueran dignos de un trato tan benevolente y a ti te absorben…

Naturalmente no eran ganas de seguir adelante con las críticas tan ignorantes como le diría cualquier inocente a pesar de estar pasándolo mal: cobrando un sueldo mísero, sin trabajo… yq eu además pasaba a formar parte dándole su voto cada cuatro años al mismo gañán que se encontraba en el gobierno como en este caso el señor Marenas que supuestamente lo hace todo por el pueblo, pero cada día se preguntaba así mismo: Si Nicolás Maquiavelo levantara la cabeza en este preciso instante se volvería a morir de nuevo pensando en las inquietantes ganas e incesantes momentos de rememorar todo lo que había escrito para simplemente recobrar el conocimiento de que todo o mejor dicho en tanto tiempo que había empleado en pensar, escribir… no tenía ningún sentido ahora mismo. ¿Y que pensar de Platon y su famosa república? ¿o de el mismísimo Manuel Hazaña? Pobres infelices pensando en arreglar los desarreglos de los capitalistas y devolver la buena nueva o lo que le fue robado al pueblo.

Aquella vieja canción volvió de nuevo a su pensamiento recordando aquel viejo dicho que yacía el espectáculo desmesurado en el que un par de rateros legales habían enmarcado sus más exitoso plan de arreglar las cosas, pero sin olvidarse de sus propios intereses desquebrajados. Aquella canción que tanto jaleo dio que en el mismo escenario se repite una y otra vez con los mismos papeles, personajes, pero esta vez es diferente porque lo interpretan viejos actores que fueron en su día secundarios, y que ahora se han quedado con los papeles que dejaron los antiguos para coger los papeles protagonistas que hacían y deshacían las historias tristes y alegres a su antojo, mientras un espasmo de publico embobado sin hacer nada disfrutaba tristemente de la función en las primeras filas donde se podía ver y notar aún más las ansiadas actuaciones de aquellos actores con experiencia en representar papeles de esa calaña. Sin duda eran actores, pero también oradores que se empleaban a más no poder en mostrar todo aquello que querían oír sus fieles votantes o los nuevos votantes que se habían sumergido en una expectante bola de seguidores que habían dejado de seguir al anterior para volver a seguir al nuevo que a la vez es viejo y, de algún le resultaba al pueblo quizás un poco pesado, pero a la vez atractivo pasarse al bipartidismo de la segunda república, pero sin ensañamientos de un partido contra otro.

Hoy le tocaba quedarse cocinero, pero aún así su tío había llamado para decirle que su jefe deseaba que terminara un trabajo muy importante y que no iría almorzar a casa, así que esta vez almorzaría solo, aunque no es nada nuevo. No es la primera vez que come solo, aunque el silencio que invade su casa cuando no está su tío no es demasiado adulador. Odia estar solo, y lo peor aún le toca comer con el glotón de su gato que ya tiene 15 años. Un gato demasiado cariñoso y poco independiente, aunque podría decirse que es un gato bastante diferente a los demás, es como si lo entendiese.

En cada momento que se encuentra triste allá que aparece el glotón del gato de su tío que a fin de cuentas, es como si fuese suyo porque su verdadero dueño que poco caso le hace. Su presencia después de tres años de carrera se ha convertido en un fiel acompañante, es como si fuese un psicólogo, que escucha tus problemas. Cada vez que tiene problemas el siempre tiene algo que decir con sus graciosos bigotes que cuando están hacia abajo, le tira una mirada dura, la punta de su rabo se mueve con agitación y ten por seguro que es una manera de etiquetar y decirte lo gilipollas que eres, y si los bigotes se alzan hacia arriba con una acusada sonrisa, una mirada dulce es que lo estás haciendo bien, pero después de esas dos miradas siempre está siempre esperando una dulce caricia y una apetitosa galleta que devorar y encender la tele porque el minino después de dar su peque consejo quiere ver su programa favorito de dibujos animados: “Bob esponja”. Aquella esponja amarilla que le llama tanto la atención con aquellos acusados agujeritos amarillos y su inteligencia ridícula e insignificante. Aquel dibujito amarillo que se movía en aquella pantalla que mostraba unas pequeñas aventuras de una esponja encantada de su trabajo, pero a la vez explotada por un cangrejo con unas pinzas demasiado largas y grandes que dejaba embobado a cualquiera con esa sarasa amarilla que repartía el dibujo a todo aquel que lo miraba, pero unos golpes en seco en la puerta le sacaron de la estúpida aventura que se avecinaba en la historia.

Eran golpes acusados con un fervor efervescente que transmitían de que aquel que se encontraba detrás de la puerta pedía a gritos que le abriera urgentemente. El gato glotón se encontraba a su lado disfrutando de la maraña historia de la esponja amarilla.

Acerca del autor

Angeles Ramos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: