Relato Corto Blog de Ficción

Emancipados sin Costo

E

Axoje seguía a Shiera mientras demandaba una explicación. No sabía que ella era la caballera contratada por Jenna como su protectora en esta aventura. A pesar de sus preguntas, Shiera continuaba su camino hacia la posada sin responder. Karzo intentaba entregar su vara Morningwood a Axoje, pero este estaba furioso por lo ocurrido.

«Necesito hablar contigo…» dijo Axoje, pero la mujer parecía no escuchar.

Axoje persiguió a Shiera por las escaleras de la posada hasta que ella se detuvo frente a una de las puertas de los dormitorios. Jenna salió luciendo un vestido de noche.

«¿Qué hacen aquí?» preguntó Jenna al ver a sus amigos de la aldea.

Karzo se acercó, tratando de ignorar lo que había sucedido. «Te estábamos buscando.»

«No planeo regresar a esa aldea,» respondió Jenna.

«En realidad,» dijo Karzo, «solo queremos saber más sobre esta espada.»

Mientras Axoje mantenía su mirada en Shiera.

«Es un regalo,» explicó Jenna, y Axoje se dio cuenta de que Morningwood estaba ahora en manos de Karzo. «Son suyas para que hagan lo que deseen. Mi único objetivo es que sean libres.»

«¿A qué te refieres con no regresar a la aldea?» preguntó Karzo antes de sentir que Morningwood sea arrebatada por Axoje.

«Esa no es la vida que quiero para mí,» dijo Jenna y giró para marcharse.

Karzo y Axoje se sorprendieron al ver a Jenna seguida de cerca por la mujer en armadura.

«Pero…» comenzó Karzo, «¡espera!»

Karzo siguió a Jenna hasta la cantina del bar. «¿Qué tienes en mente?» preguntó.

«Eso no importa,» respondió Jenna, «ahora solo quiero disfrutar de la noche.»

La cantinera sirvió cuatro jarras de cerveza, y todos tomaron una. Jenna levantó su jarra. «Estoy feliz de que todos estén aquí.»

La noche pasó rápidamente entre risas y diversión. Todos bebieron más de lo necesario, y la fatiga comenzó a apoderarse de ellos. Jenna se despidió de sus amigos antes de retirarse a su habitación, seguida por Shiera.

Karzo agarró el mango de su espada, Dragonbonner, que colgaba de su cinturón. La espada irradiaba una energía luminosa, aunque esa fuerza no era suficiente para calentar la fría noche. Karzo y Axoje tendrían que luchar contra los elementos.

Axoje sostenía Morningwood con firmeza. Era lo único que lo diferenciaba de los demás. Sin su arma, se sentía como un simple plebeyo sin un lugar donde pasar la noche.

Con Jenna fuera de la cantina, esta comenzó a sentirse vacía, y las miradas de los desconocidos se volvieron incómodas.

Karzo colocó su mano en el hombro de Axoje. «Es hora de irnos.»

Axoje pensó en regresar a la casa de sus padres, a la calidez de la chimenea y una sopa caliente, pero ¿para qué? ¿Cuál era su propósito ahora que la magia fluía en su interior? ¿Cuál era su razón de existir?

Karzo comenzó a dirigirse hacia la puerta de la cantina. La única respuesta que tenía en mente era pasar la noche en los establos y esperar a la mañana para aclarar sus dudas.

Los dos llegaron a las puertas cuando escucharon una voz que los llamó. «¡Ustedes!» La voz grave claramente pertenecía a una mujer.

Karzo se volteó y vio a la mujer en armadura llamándolos. «La joven pagó habitaciones para ustedes.»

Axoje sonrió, su rostro iluminado por una luz repentina. Todas las dudas en su mente desaparecieron, reemplazadas por el anhelo de una cama cálida. El alcohol empezaba a hacer estragos y el sueño se volvía una prioridad.

Los dos subieron las escaleras en dirección a la mujer en armadura. Karzo pasó con una sonrisa, y luego llegó Axoje. Shiera lo detuvo con una mano en el pecho. «Te estaré observando,» advirtió, y los dirigió a habitaciones separadas.

Axoje y Karzo quedaron solos en sus respectivas habitaciones, cada uno reflexionando sobre las extrañas experiencias de ese día.

About the author

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

Relato Corto Blog de Ficción

Acerca del autor

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.