Relato Corto Blog de Ficción

Mi Uber de Malvavisco

M

En medio de otro verano que parecía no diferir del resto, me encontré en la tranquilidad de mi hogar, ocupándome de asuntos triviales y saboreando el conocimiento de que mañana prometía un día enteramente mío. Sin embargo, una familiar sensación de inquietud se apoderó de mí, como siempre lo hacía. En lo más profundo, sabía que a pesar de cualquier gran plan que pudiera idear, inevitablemente pasaría todo el día confinado entre las paredes de mi morada.

Me consideraba un alma aventurera, una que estaría dispuesta a aventurarse por las calles en busca de peligro y emoción. Había momentos en los que incluso me imaginaba capaz de acudir al rescate de aquellos que lo necesitaran. Sin embargo, todo cambiaría en el momento en que me atreviera a salir de lo conocido.

Nunca me había gustado alejarme demasiado del confort de lo que conocía. Una parte de mí entendía que aventurarse en el mundo exterior significaba arriesgarse a perderme, sin esperanza de retorno. Hoy, como cualquier otro día, esperaba la llegada de mi Uber, la tecnología moderna que pintaba una fachada de seguridad, asegurándome que valía la pena el riesgo. Después de todo, alguien tenía que soportar el peso de los gastos del hogar.

La preocupación persistente sobre la potencial incapacidad de mi compañero de piso para contribuir con su parte del alquiler plagaba mis pensamientos. La incertidumbre me carcomía, pero él parecía imperturbable, sin mostrar señales de abandonar nunca las instalaciones a tiempo para el trabajo. Ansiaba reunir el coraje para indagar sobre su enigmática fuente de sustento.

Y así, llegó la hora señalada. El Uber esperaba obedientemente frente a mi casa, como siempre lo hacía. En ese momento, nada en particular llamó mi atención. Nuestro viaje comenzó, como cualquier otro.

Clive, el conductor, se encontraba sumido en las profundidades de una noche miserable. Solo unos días antes, la madre de su hijo había tomado medidas legales, obteniendo una orden de restricción en su contra. Para empeorar sus desgracias, había apostado imprudentemente la totalidad de sus ingresos mensuales en un caballo que finalmente no triunfó.

Poco sabía Clive que sus problemas superaban con creces el alcance de sus circunstancias actuales. El viaje sin incidentes se desarrolló hasta que gradualmente me di cuenta de que habíamos tomado un camino equivocado. Intentando expresar mi preocupación, me encontré silenciado mientras nos desviábamos hacia un camino desconocido. La oscuridad de esta parte de la ciudad parecía intensificarse con cada momento que pasaba.

Un destello de esperanza me susurró que mi conductor con cuatro estrellas seguramente debía poseer algún conocimiento oculto, guiándonos hacia nuestro destino previsto. Sin embargo, alcancé mi teléfono celular, anhelando informar a Miguel, mi compañero de piso, sobre el giro peculiar de los acontecimientos. Pero era una hora impía, haciendo cualquier posibilidad de respuesta completamente inútil.

Mientras contemplaba la pantalla, anhelando un resultado favorable, me di cuenta de que nos alejábamos cada vez más del punto final deseado. «Disculpe», interrumpí, esforzándome por captar la atención del conductor.

«Tengo un paquete que entregar antes de continuar hacia su destino», declaró Clive con confianza.

Sus palabras resonaron con un aire de sinceridad, pero no lograron calmar mi creciente inquietud. ¿Acaso yo era el paquete que él pretendía entregar? ¿Este hombre percibía una oportunidad para secuestrarme, esperando librarse de las garras de sus deudas? Se volvió evidente: un simple criminal buscando explotar al vulnerable.

El pánico se apoderó de mí, lanzándome a un estado de terror inexplicable. Mi cuerpo parecía envuelto por un colossal malvavisco, ralentizando el paso del tiempo mismo. Solo recuerdo la sensación de agarrar algo firmemente en mis manos. Algo suave y resiliente, poseyendo una voluntad propia. Algo que luchaba contra mi agarre.

Mis dedos descubrieron una apertura, como un jugador de bolos encontrando el agarre perfecto en una bola. Me concedió un agarre más firme en este objeto enigmático. Sus movimientos enérgicos me impulsaron hacia adelante, chocando mi rostro contra una superficie flexible. La familiaridad me abrazó mientras el sabor metálico de la sangre invadía mi boca, pero me aferré al objeto con renovada determinación. Se convirtió en mi único propósito: retener la posesión de este enigma.

El tiempo pareció congelarse mientras un estruendo resonante asaltaba mis oídos. Un instinto interno me instó a soltar mi agarre, y así me aferré al objeto que me separaba del asiento del conductor. Entonces, el impacto más colosal golpeó. Mi fortaleza de malvavisco falló en protegerme de la agonía subsiguiente que permeaba cada fibra de mi ser.

Una vez más, la oscuridad me consumió, y me encontré flotando sobre un desastre retorcido: un automóvil enredado con un poste. Único ocupante: inmóvil y sin vida. El reconocimiento parpadeaba dentro de mí, recordándome la calamidad en curso, y me puse de pie.

La sensación adormecedora renunció a su dominio sobre mí. Al salir del automóvil, busqué refugio en un lugar que pudiera proporcionarme santuario. A unos pasos de distancia, descubrí al conductor tendido boca abajo, pero mi mirada se desvió más allá de él. Aprovechando su teléfono celular, me di cuenta de que permanecía ileso, salvo por unos arañazos superficiales. Consumido por una urgencia inexplicable, destruí el dispositivo, avanzando por el camino que me llevaba de vuelta a mi lugar de trabajo. Seguramente, circunstancias extrañas y aterradoras nos acontecen a todos cuando nos aventuramos más allá de los límites de nuestros hogares.

About the author

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

Relato Corto Blog de Ficción

Acerca del autor

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.