Dark
Light

Caballero Descarado

abril 28, 2021

Al salir de la panadería Esmeralda notó que había olvidado su billetera sobre el mostrador. Enseguida giró antes de que sea demasiado tarde para recuperarla. Al entrar vio por primera vez a Joaquín—un hombre fornido de traje oscuro. Ella notó instantáneamente la barba del hombre empezando a crecer luego de ser afeitada.

Joaquín tenía el cabello oscuro, los ojos verdes y para sorpresa de Esmeralda, también su billete.

«Disculpe,» ella dijo al acercarse, «al parecer encontró mi billetera.»

«¿Es suya?» preguntó Joaquín al levantarla hacia ella. «¿Pero, cómo puedo saber que no se trata de un delincuente?»

«¿Acaso me veo como un delincuente? Esmeralda preguntó, un poco molesta.

«Es mejor estar seguro,» dijo Joaquín con una sonrisa. «¿Qué crees que será lo primero que encuentre en esta billetera?”

«No vas a buscar en ella,» dijo Esmeralda, inútilmente intentando alcanzarla.

«Déjame ver qué tenemos por aquí.»

«De verdad…» ella insistió, «detente.»

«Ya veo,» dijo Joaquín al sacar un documento de identificación. «Te avergüenzas de esta foto.»

«Bueno…» dijo Esmeralda, alejándose de Joaquín. «Ahora que sabes que es mío…me lo puedes entregar.»

«Sin antes recibir una recompensa.»

«Tu si eres descarado.»

«Es lo mínimo que puedes hacer,» dijo Joaquín. «Imagina si otra persona tendría en su poder esta foto tuya.»

«No, en serio…»

«Déjame invitarte a salir,» dijo Joaquín. «Conozco un lugar por aquí cerca que tiene los mejores pastelillos. Te puedes pedir un café, si quieres y con eso estará saldada la cuenta.’

«¿Tu andas invitando a salir a todas las mujeres que cruzan tu vida?»

«En realidad esto es muy extraño para mí,» dijo Joaquín. «Desde que te vi salir de este lugar desee con todo mi corazón tener una oportunidad para conocerte. Fue una sorpresa que esta cartera sea tuya.»

«Eres bueno…»

«Vamos,» dijo Joaquín, «dame una oportunidad y verás que te vas a divertir.»

«Tengo cosas que hacer…”

«Anímate,» dijo Joaquín dando un paso hacia ella, «te aseguro que te vas a divertir.»

Esmeralda suspiró al tenerlo tan cerca. Ello pudo ver un destello en los ojos verdes del hombre, y cruzó los brazos dando un paso hacia atrás. «No creo que sea una buena idea.»

«Para mí fue suficiente con escuchar tu melodiosa voz,» dijo Joaquín entregando la billetera. «Poder conocer la belleza que llevas por dentro quizá sea demasiado pedirle a la vida. De todas formas, quiero que sepas que fue un placer dialogar con una mujer tan hermosa.»

Esmeralda tomó la billetera y levantó la cara para dejar que sus miradas se crucen. «…está bien,» ella dijo. «Pero más te vale ser un…»

Joaquín la abrazó por la cintura y levantó con facilidad, al instante la dejó en el piso. «Me has hecho el hombre más feliz.»

Esmeralda se quedó en silencio y sintió el calor de la mano de Joaquín bajo la suya.

«Es una cita,» dijo Joaquín al colocar la mano de Esmeralda sobre su brazo. «Sígame, por favor.»

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

24 Comments

  1. Tienes a ringraciar Lynn T. Loring por el ‘Like’ placado su mi Sido, lo aprecias mas – e mucho.

    Husted tienes un bel Sido de Historias, estan mas e mucho lindas. smilings;@😋😜😍😏😚😘😊😆🤣😅sorrisoni’Samantha

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

En el bosque

Desearía aprovechar esta ocasión tan extraordinaria para hacer un elogio,

La dimensión estética

Obviamente, la dimensión estética no puede hacer válido ningún principio