Dark
Light

Lo que se Oculta Tras la Cortina

mayo 11, 2024

Al abrir los ojos, Alec sintió que regresaba al mundo. El sueño del que acababa de surgir era diferente a cualquier otro. Sus recuerdos eran fríos, envueltos en una oscuridad perpetua sin acompañamiento de sueño. No estaba dormido, y al recobrar la conciencia, sintió la urgente necesidad de respirar.

Todo a su alrededor parecía extraño: su ubicación, la oscuridad y humedad de la habitación eran desconocidas para Alec. Al moverse, el dolor lo invadió de repente. Sus brazos y piernas se sentían entumecidos, y al intentar mover los dedos, el dolor se intensificaba.

Alec cesó en sus intentos y en cambio comenzó a evaluar el lugar donde yacía. La superficie era lisa, su frialdad reminiscente de piedra. Giró la cabeza para localizar la única fuente de luz en la habitación: una antorcha. Notó que una de las paredes de roca de la habitación era una rejilla de metal.

«¿Me tienen atrapado aquí?» se preguntó. Era demasiado pronto para decirlo.

Centrándose en recuperar el movimiento, Alec luchó contra el dolor, sabiendo por experiencia que empujar los límites de su flexibilidad era la única forma de mejorar sus habilidades. Así que una vez más buscó sus límites y comenzó cautelosamente a empujarlos.

El tiempo pasó rápidamente mientras Alec se mantenía ocupado, cada pequeña victoria sobre sus limitaciones eclipsada por el persistente dolor. Aun así, sabía que no había lesiones por las que preocuparse. Estaba listo cuando otra antorcha iluminó la oscuridad del túnel.

«Veamos qué resultados podemos obtener», resonó una voz a lo lejos.

Alec se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y se preparó. Esta era su oportunidad. Es probable que sus captores esperaran que permaneciera inconsciente. Percibiendo al extraño pausarse ante la puerta de la celda, seguido por el distintivo sonido de las llaves, Alec sabía que no podía dejar pasar esta oportunidad.

Solo podía pensar en regresar a casa con sus dos hijos, que estaban solos. Durante seis años, desde el fallecimiento de su esposa, Alec había sido responsable de su cuidado. Todavía necesitaban su apoyo para enfrentarse al mundo. No podía permitirse desperdiciar esta oportunidad.

Permaneciendo quieto, Alec escuchó cómo el extraño desbloqueaba la puerta de la celda. Luego, lo escuchó crujir al abrirse. Existía la posibilidad de que ambos quedaran atrapados en la celda. Alec no podía dejar pasar esta oportunidad de escapar. Así que se levantó y atacó al hombre de bata blanca.

Los precisos movimientos de un hombre que había dedicado su vida a ser guardaespaldas dejaron al científico sin tiempo para reaccionar. Antes de que pudiera hacerlo, yacía inconsciente en el suelo de la celda. Alec registró las pertenencias del hombre y no encontró nada útil para defenderse. Se puso la ropa del científico y se aventuró a descubrir dónde estaba.

Algo no estaba bien: una sensación de urgencia impulsaba cada movimiento que hacía Alec. Aunque era evidente para cualquier observador, Alec sentía que todo era normal. Atravesó los húmedos catacumbas en busca de una salida, pasando por numerosas celdas vacías en el camino. Comenzó a sospechar que este lugar estaba abandonado. Después de inspeccionar a fondo el área, Alec encontró rejillas que conducían a un nivel inferior.

Era crucial que Alec considerara descender para encontrar una salida. Repasó sus pasos antes de aceptar que la única forma de avanzar era hacia abajo.

Armado solo con una antorcha, Alec descendió. El siguiente nivel estaba envuelto en completa oscuridad. Después de bajar el último escalón, se movió con cautela, su vista limitada hasta donde alcanzaba la luz de su antorcha. Tenía dos opciones. Sin pensarlo mucho, giró y continuó explorando.

La ropa del doctor que había tomado era insuficiente para protegerlo del frío y la humedad de las paredes de las catacumbas. El suelo estaba lleno de grandes piedras, lo que lo hacía sentir desigual. El pasillo estaba vacío, con solo la pared opuesta a la vista.

Alec siguió adelante, las preocupaciones desapareciendo de su mente mientras se concentraba en encontrar una salida. La luz de la antorcha reveló el final del pasillo, pero luego un par de ojos emergieron de la oscuridad. Sin tiempo para reaccionar, una criatura cuadrúpeda comenzó a acercarse. Alec buscó algo para defenderse, pero no encontró nada.

A medida que la criatura se acercaba, Alec se dio cuenta de que su boca abierta revelaba afilados colmillos. Era demasiado tarde para huir. No sabía qué encontraría si corría en la otra dirección, quizás criaturas como esta.

Alec no tenía alternativas. Tenía que protegerse a sí mismo. Tenía que deshabilitar a la criatura. Así que se preparó, anticipando el primer ataque.

Cuando el lobo se lanzó dentro del alcance del golpe, Alec se apartó y usó el impulso del animal, redirigiéndolo para que se estrellara contra la pared.

Se volvió para ver si la criatura continuaría su ataque, solo para encontrarla inmóvil. Sin tiempo para pensar, Alec recogió la antorcha del suelo y continuó corriendo. Podrían aparecer más criaturas, más bestias acechando en la oscuridad de esta cueva.

Al llegar al final del pasillo, Alec se encontró con una bifurcación. La probabilidad de estar en un laberinto aumentaba. Tenía que encontrar una salida. La luz de la antorcha iluminó un adorno peculiar en la pared de piedra: un escudo con dos espadas. Parecían reales. Alec las agarró con un movimiento preciso.

El peso de las armas se sentía justo para la batalla. Alec estaba acostumbrado a empuñar armas bien equilibradas. Examinó las espadas de cerca y descubrió que estaban afiladas recientemente, una señal. Todo lo que estaba sucediendo no era mera coincidencia. Descartó el abrigo del doctor y ató las espadas a su espalda.

Con una nueva confianza en su capacidad para defenderse, Alec continuó caminando. Sin inmutarse por otro ataque de lobo, sería insignificante ahora que tenía medios de defensa. Tomó el camino que consideró más apropiado y siguió adelante. Los recuerdos de sus últimas interacciones con su esposa se le vinieron a la mente, seguidos por la imagen del cadáver que habían encontrado junto al arroyo. No había podido determinar a los culpables. Desde entonces, se había preparado para evitar que otros sufrieran el mismo dolor.

La luz de otra antorcha iluminó el final del nuevo pasillo que Alec atravesaba. El lugar era más grande de lo esperado: pasillos tras pasillos de celdas vacías con puertas cerradas. Este lugar parecía diseñado para confinar a cientos, quizás miles de personas. Sin embargo, Alec caminaba entre las celdas vacías sin detenerse.

Se sorprendió al encontrar la antorcha encendida. Esto era bienvenido. Quizás la salida que buscaba estaba más cerca de lo que pensaba. Procedió con precaución hasta que vio que una de las puertas de la celda con barrotes estaba abierta. Inmediatamente, se detuvo, agarrando una de sus espadas, preparándose para lo que pudiera salir.

Para sorpresa de Alec, una criatura salió de la celda. La luz de la antorcha reveló la piel rocosa del golem. Esta no era una cueva ordinaria. Los golems guardianes solo eran usados por poderosos magos que podían mantenerlos activos a pesar de grandes distancias.

Las probabilidades disminuyeron. Alec debía estar en la propiedad de alguien con gran riqueza o poder.

Dejó caer la antorcha y sacó la segunda espada. Esto iba a ser difícil.

Siendo seres creados y controlados por magia, los golems tenían una ventaja significativa sobre Alec. No sentían dolor ni fatiga, y mientras la maná del mago estuviera disponible, el golem seguiría obedeciendo órdenes. Por supuesto, Alec estaba acostumbrado a encontrarse con tales criaturas, aunque esta era la primera vez que se enfrentaba a una como enemigo mortal.

Los ojos de roca del golem brillaban en un rojo intenso. Al percibir la presencia del intruso, la criatura se preparó para bloquear el pasillo.

Alec se detuvo y levantó sus armas, sin saber qué pasaría a continuación. Aún no había comprendido la diferencia entre su perspectiva actual del tiempo y la de los demás. No sabía por qué los movimientos de los demás parecían tan lentos.

El golem de roca comenzó a cargar. Luego, vio el rastro de luz dejado por el abrigo del doctor que Alec llevaba puesto. Sintió el golpe de la espada en su rostro. Para cuando el golem se dio cuenta de lo que había sucedido, era demasiado tarde. Solo quedaban rocas mientras Alec permanecía victorioso.

Alec comenzó a comprender el cambio que su cuerpo había experimentado. Se dio cuenta de que el tiempo, desde su perspectiva, difería del de los demás. Sus movimientos, percibidos como destellos fugaces de luz en los ojos de los demás, hacían que pareciera desaparecer de su realidad a menos que se quedara quieto y se dejara ver.

Sebastián Iturralde

Tejedor de narrativas enigmáticas y relatos que exploran la profundidad de la experiencia humana con creatividad y pasión.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

Un destripador de antaño

La leyenda del «destripador», asesino medio sabio y medio brujo,

Taller de Escritura Express

Cómo Ser Productivo en Cortos Espacios de Tiempo En el