Dark
Light

Perdido

julio 26, 2015

En búsqueda de una salvación para esta maldición en la cual decidí con toda mi fuerza y alma caer; ahora estoy entre tinieblas intentando buscar una luz para este camino. Así que por cordura y salud mental emprendí un viaje a lo más profundo de la tormenta; caminar y ver como las nubes chocan entre ellas advirtiendo el peor clima que un capitán puede esperar.

Con gotas en los ojos dejé que mi única fuente de calor sea la temperatura, ahora brotando de mí; una vez perdida la noción entre lluvia y sudor, calor y dolor, u odio y amor. Sentí a mi cuerpo tomar control y caminar por sí solo mientras como pasajero del vehículo disfrutaba el viaje; el dolor se apoderó de mí pero lo llegué a sentir distante y extraño.

Una vez pasada la prueba todo se tornó tan sencillo y el color de las flores jamás volvió a ser igual; incluso una gota de agua ahora tiene la belleza que mi padre puso en ella. Con cada paisaje me perdí y volví a encontrar dentro de millones de colores que jamás soñé ver, juntos; hermanos, sólo puedo decirte que salgas y disfrutes todo lo creado por mi Padre.

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

El femater

El primer día que a Nelet le enviaron solo a

Para siempre…

Paseaba. Estaba melancólica. Decidí deambular por un parque cercano. Llovía.