Dark
Light

Tentación

mayo 17, 2014

A pesar del poder de la tentación, algunos de nosotros encontramos la manera de perseguir nuestros deseos y, al mismo tiempo, cumplir con nuestras responsabilidades y lo que se espera de nosotros. He descubierto que sin coraje, la mayoría de las personas terminan en situaciones dolorosas donde su único objetivo es el placer. El mundo conoce nuestras debilidades y las explota para ver cuán fuertes podemos ser.

Es por eso que a menudo nos encontramos rodeados de decepción, como si estuviéramos caminando con los ojos vendados hacia un acantilado, desesperados por llegar al borde. Como si descubrir lo que hay más allá fuera una buena razón para vivir la vida al máximo.

Algo me dice que hay más de lo que podemos comprender de la realidad: se nos han impuesto una serie de reglas. Sin embargo, tenemos libre albedrío y por esto pagaremos un alto precio. Creo que el mundo cobra sus pagos, y las personas que se dejan llevar por la tentación tienen que pagar tarifas más altas.

Algunos regalos tienen peores consecuencias que otros, y aquellos que tienen libre albedrío deben pagar dolorosamente. No podemos recordar nada más que nuestra existencia actual, pero estamos seguros de que nos han atrapado en una trampa diseñada para nosotros; al menos es la mejor alternativa de existencia. Debemos recordar por qué tenemos que comenzar desde cero y ser cautelosos con las trampas que se nos presentan.

Creo que el mundo está lleno de señales, señales invisibles que se manifiestan cuando prestamos atención, como en el efecto Zeno cuántico. En otras palabras, eres el único que puede ver tu camino y encontrar las trampas que se presentan en tu camino. Una vez que estés listo, aparecerá una guía, pero recuerda ser discreto.

Sebastián Iturralde

Escritor de relatos enigmáticos, tejiendo narrativas cautivadoras que provocan el pensamiento y estimulan la imaginación. Revelando las profundidades de la experiencia humana a través de las palabras.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

Una modesta proposición para proteger a la juventud frente a los productos de la poesía

Nuestra vida está plagada de anacronismos. Entiendo como tales, en

El que se enterró

Era extraordinario el cambio de carácter que sufrió mi amigo.