CARGANDO

Follow me

Antes de que Suceda
junio 11, 2015|Relatos Cortos

Antes de que Suceda

Antes de que Suceda

Caminaba tranquilo bajo la sombra de un bosque en donde encontré un espacio con el silencio necesario, me gustaría ser capaz de explicar lo bien que se siente salir a trabajar con las condiciones apropiadas. Las ramas de los árboles daban la impresión de estar tejidas entre ellas, formando un techo para protegernos de los elementos. Eventualmente, después de un largo trayecto alcanzamos el final del camino, ver por primera vez esa prominente quebrada fue más de lo que esperaba. Sin embargo, uniendo a las comunidades se encontraba un puente colgante de más de doscientos metros, a cual mis compañeros tenían planeado dar mantenimiento.

En este instante supe, el supuesto trabajo un maquinado complot, debía poner atención, así que empecé a explorar el vocablo no verbal de estos individuos. Noté con claridad ciertos gestos se usaban para comunicarse, ahora, el problema era descifrar la señal que estaban de enviando. Así que, continúe analizando para entender su lenguaje.

Incluso, mientras me mantenía alerta para reaccionar cuando llegue la señal, me fue imposible detectar algo más allá de lo habitual. Ellos fingían ser los mismos que recordaban, después de todo, han sido parte de mi vida desde que era pequeño, me era imposible aceptar que no en ellos podía confiar. Así que decidí fingir que todo era normal.

Todo lo siguiente, a excepción de trabajar al filo de un barranco, donde el último equipo de mantenimientos del puente murió al estrellarse contra una roca al fondo de la quebrada, continuó sin mayor anécdota. Hasta que noté que un extremo cable tenía problemas.

Por ende, me negué a subir en la canastilla desde la que estaban a punto de dar mantenimiento al puente, estaba atada por un extremo desde una camioneta doble cabina, sosteniendo entre la vida y la muerte al pobre amigo quien tomo mi lugar. Después, observé sin oportunidad de reaccionar, a otro de los amigos estar a punto de perder la pierna cuando el cable le pasó rozando la piel. La camioneta fue arrastrada unos metros antes de que se rompa el cable, y la canasta sea soltada en caída libre al vacío.

Lo único que puedo sacar de esta experiencia es que me encanta saber que algo pasará antes de que suceda.

sin comentarios
Compartir

Sebastián Iturralde

Autor de relatos cortos, y novelista en desarrollo.

¿Qué te tal te pareció?

Relatos Relacionados
Comentarios Recientes
  • Oscar Bonnett en Limbo: “Que relato más cerca de la línea morbo y dulce de un encuentro de dos seres que se n…Ago 25, 16:27
  • jocilesferrer en Introspección: “Me ha encantadoAgo 24, 11:50
  • Lluís Aracil Sabater en Introspección: “Impresionante. Has logrado desorientarme con tanta intriga. Muy buen relato.Ago 22, 11:32
  • karhunluola en Introspección: “Tienes una imaginación única, con toques de Borges y Kafka. Gracias por compartirlo.Ago 21, 16:55
  • elcieloyelinfierno en Introspección: “¡Muy buena entrada e inmejorable relato! Excelsamente hilvanado...asombra! Un abrazo.Ago 21, 16:09
A %d blogueros les gusta esto: