CARGANDO

Follow me

Bailar
diciembre 14, 2015|Relatos Cortos

Bailar

Bailar

En el principio, caminar por las vastas praderas del mundo era tenebroso, sin embargo, tomó un respiro para observar con claridad todo lo que nos estamos perdiendo. Pienso que no existen límites, es asombroso ser parte de este cosmos de posibilidades; camino sin miedo y espero ser sorprendido por lo que se puede alcanzar.

Así que emprendí, nuevamente, mi viaje por el mundo, quizá estos talentos tienen un significado fuera de mi comprensión. Dejar de usarlos fuese negar la voluntad de quien los colocó en mí, pese a eso no creí que hoy fuese el día en el que finalmente pierdo el miedo.

El tiempo se fue desvaneciendo mientras transitaba por el mundo, inconsciente de persecución; en lugar estaba lleno de extraños cuando la vi. Algo me hizo pasar junto a ella para percibir su aroma bajo capaz de perfumes, cuando finalmente pase cerca de ella podía sentirla en toda la habitación.

Controlando esa sensación que como el miedo alerta tus sentidos, la mire a los ojos en espera de una respuesta. Sus labios firmes contra sí mismos, mientras su mirada cruzaba la mía, sentí frío hasta estar inmóvil para seguir, vacío de ideas.

Alguna parte de mi logró susurrar a su oído, “llegas tarde, ven a bailar”; la tomé por la mano y nos dirigimos a cualquier lugar fuera de alcance. Una vez a solas la conversación fluyó aunque ni una palabra fue mencionada, sus ojos fueron los protagonistas del fuego que se empezó a crear.

Tomó menos del imaginado cuando su cuerpo encontró el mío, por un instante pensé estar solo con ella, lejos de todo. Decidí huir, de su mano caminé a través de multitudes en dirección a lo incierto.

Con pasión la lleve hacia mí y dejé a mis labios explicar la situación. Una vez cerrada la puerta del baño, parecía que los dos estábamos ardiendo bajo ropa. Antes de saber lo que estaba sucediendo mi mano sostenía su muslo mientras mi cuerpo intentaba atravesar la pared con el suyo.

Su dócil voz logró encontrar la fuerza para que me detenga: “No ahora, no así,” fue lo único que entendí. Terminé caminando de su mano de regreso a la fiesta.

un comentario
Compartir

Sebastián Iturralde

Autor de relatos cortos, y novelista en desarrollo.

one comment

¿Qué te tal te pareció?

Relatos Relacionados
Comentarios Recientes
  • Lluís Aracil Sabater en Introspección: “Impresionante. Has logrado desorientarme con tanta intriga. Muy buen relato.Ago 22, 11:32
  • karhunluola en Introspección: “Tienes una imaginación única, con toques de Borges y Kafka. Gracias por compartirlo.Ago 21, 16:55
  • elcieloyelinfierno en Introspección: “¡Muy buena entrada e inmejorable relato! Excelsamente hilvanado...asombra! Un abrazo.Ago 21, 16:09
  • POETAS EN LA NOCHE en Introspección: “Sebastián hoy ha sido muy original el relato, bueno todos lo son, pero este me ha parecido…Ago 21, 14:51
  • Noelia en Introspección: “Es todo un placer leerte.Ago 21, 14:12
A %d blogueros les gusta esto: